Su troll, gracias

La gente es muy de indignarse. Porque sí. Por que es gratis. Pero desde que existen las redes sociales, indignarse por todo es mucho más fácil y al mismo precio. Antes, para montar el pitote (por algo injustificado), tenías que descolgar el teléfono. Y eso cuesta dinero. O mandar una carta. Y los sellos también cuestan. O personarte, que eso cuesta más y da más miedo.
 
En esos casos, el factor anónimo no existía. Y este es una de las principales razones que motivan a la gente a hacerse troll. Dí lo que quieras, total, nadie va a saber quién eres. Nadie va a ser capaz de reconocerte y tú te sientes el rey del mambo, soltando lo que pasa por ese cerebro sin necesidad de ningún filtro.

Mejor, ni lo consumas

En Bilbao pasan muchas cosas y algunas de ellas han dado para polipost. Por ejemplo, comentamos aquella campaña de los felpudos que nos flipó. O algunas de las cosas que nos hemos ido encontrando en el Metro, tantas que hasta tenemos una especie de sección: Metro Bilbao, soporte publicitario. También de aquella acción ‘tamaño Bilbao‘, o del Día del Accionista de Iberdrola. Hablamos de la Korrika a su paso por Bilbao, de la San Mamés y San Miguel, de El Sol y de la Noche Blanca.

Oh, dubidú, Netflix quiero ser como tú

Venga, confiesa, ¿a que tú también eres fan de póster de todo el marketing de Netflix? Desde cada una de las campañas, especialmente las de Narcos (por haber pegado un poquito más fuerte que el resto, no por nada más), hasta las genialidades que sueltan por redes sociales su equipo de social media. Que igual es solo una persona, pero detrás de tanto trabajo si no hay varios community managers, al menos habrá un buen equipo que no debemos desmerecer.

Tienes una emoción ahí

Hace unos días invadió los informativos, las redes sociales y todo lo demás uno de esos vídeos en los que tienen como protagonista a alguien que necesitaba una donación de órganos y a un familiar del donante. Como es de suponer, los hechos no ocurrieron en España. Donde la posibilidad de que familiares de donante y persona que recibe el órgano está totalmente prohibido. La escena se desarrollaba en Estados Unidos.

10 canciones que te taladraron el cerebro

¡Que levante la mano quien tiene el ‘Quiéreteme’ del Corte Inglés cantando en el cerebro! Nosotros también hemos caído. Y, como no es la primera vez que nos pasa esto con ECI, hemos decidido hacer un ranking de los 10 mejores jingles o canciones (que han acabado siendo hitazos a raíz de salir en una de las campañas de los grandes almacenes más famosos del territorio nacional ¿Os apuntáis a este viaje publicitario? Avisamos que es muy posible que volváis a caer en las redes de alguna de estas canciones (o que descubráis otras) y nosotros desde ya nos declaramos inocentes.

SantoTo

El tema de hoy puede que no sea muy marketiniano (si nos referimos al sentido literal de la actividad), pero también tiene gran componente mercadólogo. Y es que Santo Tomás, aka SantoTo, es una de las fiestas más importantes en muchos lugares de la geografía vasca. Celebrada el 21 de diciembre, esta fecha marca para muchos el inicio de la esperada Navidad, motivo por el que en ciudades como Donosti, Bilbo, Mondragón o Azpeitia, son muchos quienes aprovechan para adquirir los manjares que servirán en sus mesas solo tres días después.