Nostalgia ochentera

Nuestra primera incursión en el mundo nostálgico vino de la mano de OT. Somos de los 90, no de los 80. Pero es evidente que en los últimos años el rollo ochentero está de moda. Porque nos pone tontos, básicamente. Y eso, las marcas lo saben. Prueba de ello son las diferentes consolas que están saliendo en los últimos meses y que nos hacen perder la cabeza mientras nuestra cuenta corriente se tambalea. La mayoría de ellas vienen firmadas por Nintendo. Pero también se aprovechan de ellos los videojuegos más clásicos, volviendo algunos de ellos a la plataforma Steam.

Bicicletas bigotudas

Hace unos días os hablabámos de utilizar el dominio como parte de la estrategia de marketing, hoy venimos con otro ejemplo de movida mercadológica (aunque esta vez no sea de forma tan directa).
 
No es nada nuevo utilizar el packaging como un elemento de marketing más. Como algo que llame la atención de nuestros usuarios e incite a que adquieran el producto, sea o no por una necesidad real. Pero hoy vamos un pasito más allá y es hacer de un producto no tan cotidiano un elemento diferenciador de marketing.

Bueno de cagarse

La escatología no es un tema excesivamente recurrente en la publicidad que podemos ver en España. Se echan de menos más juegos de palabras propios de nuestro acervo cultural y rico refranero. El “café y cigarro, muñeco de barro” y otras expresiones finas y tronchantes son descartadas por eufemismos. Aunque tal y como está el tema de las ofensas en este país, podría ser un problema un poco más gordo.