Rosalía: mercadológicamente, tra-trá

Seguro que si te decimos malamente, ya sabes de quien hablamos. Sí, sin tener que decir ni una palabra más. Y es que Rosalía lo está petando tan fuerte (entre otras cosas, por el campañón de marketing que lleva detrás), que nadie se puede escapar. Ni a ella ni a su Mal querer.

Rosalía Vila es LA cantante del momento, la diva máxima en España y en parte del extranjero. Nuestra Beyoncé flamenca, alguien de quien hace unos meses muy poco habían oído hablar y quien pone música, en este tiempo, a nuestros días. La catalana, que no andaluza aunque lo parezca es pura viralidad; sus videoclips lo petan en YouTube, su último disco en Spotify y ella misma en cada sarao al que va.

De dónde sale Rosalía

Nosotros oímos hablar de ella por primera vez en OT 2017. Un día cualquiera en el que Amaia de España la nombraba; y también cuando luego la catalana le confesaba a la navarra que había filtrado por error el número de Pablo Alborán. Así, a lo loco, en medio de un directo de instagram. Después ya vendrían sus looks, sus canciones y todo lo demás.

Pero, aunque pueda parecerlo, su exitazo nada tiene de casualidad. Que nosotros no supiéramos de su existencia no quita que Rosalía lleve haciendo arte desde los 13 años (y de que se presentara a Tú sí que vales siendo muy muy choni). Y de que sepa con quién o qué marcas debe codearse para, sin perder su esencia, llegar mucho más allá.

Rompiendo (todas) las cifras

Unos meses es el tiempo que Rosalía lleva en el candelero, nada más. Pero este corto período le ha sido más que suficiente para superar los 30 millones de reproducciones con Malamente y convertirse en la mujer más escuchada diariamente en Sporify. Más o menos la misma velocidad que lleva en resultados de búsqueda.

Y es que su acutación en los MTV/EMA de hace unos días la española se ha vuelto aún más internacional. Ha cantado en la BBC y tiene un dueto con J.Balvin, el nuevo Pitbull, pero ahora ya no solo desde España la buscamos en Google. Quien no sabe quién es Rosalía, la googlee, viva donde viva. Y eso es así.

Una diva en chándal

Si hay algo que llame la atención de nuestra Beyoncé son sus looks. Y sus horribles uñas, eso también (perdónanos Rosalía). Generalmente siempre en chándal y siempre en deportivas. Tal es la influencia de Rosalía en el mundo de la moda que el propio Amancio Ortega la ha fichado como diseñadora. Sí, sí, la cantante se encargará de una colección para Pull&Bear, una de las tantas marcas del gigante Inditex.

Palomo Spain o María Escoté también se han rendido a los pies de la catalana. Ambos diseñadores se han encargado de los modelitos de sus últimos saraos. Que, oye, te pueden gustar o no, más o menos, pero desapercibidos no pasan. Ni ellos, ni Rosalía. Y sin olvidarnos de su hermana, Daykiri, que es su estilista. La encargada de escoger los modelitos que Rosalía paseará por escenarios, alfombras de colores o programas de televisión.

Caso de estudio

Lo de Rosalía debería estudiarse en la universidad porque, seguramente, sea el mejor caso de éxito en marketing de los últimos años. Sin ningún tipo de publicidad, a pesar de haber tenido que ver con Apple o Red Bull, entre otros, la catalana entiende de millennials; porque ella también lo es. Algo esencial para que tu mensaje cale en tu público. Y ella, o su equipo, ha(n) sabido como hacerlo; como hacerlo bien.

Rosalía ha conseguido que el flamenco vuelva a ser lo que fue con Camarón, salvando las distancias. Que todos dejemos un poco el reggaeton (bueno, nosotros nunca lo consumimos mucho, en realidad) y nos pasemos a ese trap con cante jondo. Aunque ya escuchamos su Brillo y las colaboraciones con su ex, C. Tangana, Rosalía brilla con o sin highlighter por sí misma.

Todo en El mal querer está pensado. Vamos, un modelo freemium de toda la vida. Rosalía te lo da gratis todo, tú ya pagarás por verla en un directo o hacerte con sus discos. Y si eso no es marketing puro y duro, no sabemos qué será.

Y ella con su talento y su bien hacer lo hacen todo más fácil.

Deja un comentario