¿Que no quieres ver mis anuncios? Ya te digo yo a ti que sí

Es probable que hasta hace unas semanas no supieras qué es eso de minar criptomonedas. Ni siquiera que son las criptomonedas. Pero, con el Bitcoin en boca de todos, esos palabros se han convertido en algo habitual en nuestras conversaciones, aunque sólo sean a través de las redes sociales. Y esque, al final todos tenemos un amigo muy pesado y muy sabelotodo. Y si no lo tienes, lamentamos decirte que lo más probable es que ese seas tú. Con todo nuestro amor y tal.

Y, hablando de criptomonedas, ayer nos topamos con una noticia de lo más curiosa. Bueno, por llamarlo de alguna forma. Un medio de comunicación ofrece dos alternativas a sus usuarios: o bien ver los anuncios que hacen que el sitio web pueda continuar, o bien usarán los equipos de quienes accedan a él para minar criptomonedas. Y, a ver, igual es pasarse un poco.

Team AdBlocker

Nosotros somos muy del team AdBlocker, aunque sabemos que está feo. Pero algunos medios no saben insertar su publicidad de forma que se permita la lectura. Algunos, solo por rascar impresiones y con suerte algún que otro click, son capaces de ocultar al máximo la dichosa crucecita. O asaltarnos con un pop-up del tamaño de toda nuestra patalla. O encasquetarnos un pop-under cuyo ruidito escuchamos pero no sabemos de dónde viene.

Quizá, si hubieran aprendido a insertar su publicidad de mejor manera, no se encontrarían con nuestro rechazo. Y si no abusasen tanto del clickbait, pues también. Pero lo de sumarse al carro de las criptomonedas igual es un poco demasié. Entre otras cosas, porque es una forma de malgastar energía entre otras cosas. Lo de las criptomonedas nos pilla un poco (muy) lejos pero tenemos nociones basicas. Lo suficiente como para saber que muy sostenible si no hay energía suficiente pues que no pueden ser.

Desde este humilde Polígono (que sabemos ningún criptomoner, o como se llamen va a leer) animamos a agudizar el inglenio y dejarse de cosas raras. Que no es que no queramos que nos metan publicidad, es que queremos que nos la metan bien. Que así molesta menos y como que nos gusta más. Y no, no penséis mal. Que sólo estábamos hablando de publicidad, marranos.

Deja un comentario