Instatiendas, la teletienda de los millenials

Nos flipa Instagram. Eso es algo que no lo podemos negar. Nos pasamos buena parte del día ahí, mirando fotos que sube la gente y somos adictos a las historias. No hacemos, pero nos las vemos toditas. Nos gusta dar rienda suelta a nuestra vena más cotilla y lo pasamos genial. Aunque de un tiempo a esta parte algunas cuentas en esta red social se han convertido en la versión milennial de la teletienda.

¿Os acordáis de cuando intentaban vendernos los aparatos para convertir una barriga cervecera en unos abdominales para rayar queso? ¿O el clásico Jet Extender? ¿Y del Chef Tony? ¿Os acordáis del Chef Tony y todos los productos a la venta que tenía? ¿Qué habrá sido de él? Pues parece que todo se ha trasladado a Instagram. Movimiento lógico, miramos más esa red social que la televisión.

instatiendas, teletienda millenial

El fenomeno de las influencers se les ha ido de las manos (también hay hombres, pero es bastante menor en Instagram). Tan solo hay que entrar a ver algunas cuentas. Son todo anuncios. Que si descuento del 15% en mi nuevo y fabuloso reloj con el código tal, que si cremitas de Clarins para mantenerme súperjoven a pesar de tener 18 años, que si unas gafas de sol súperfabulosas de 20€ rebajadas, que si una consulta al oculista gratis para tratar esas  quemaduras en la córnea por usar las gafas de sol de 20 lereles… La auténtica y genuina teletienda en Instagram.

Es algo casi mágico. Hay cuentas, ya decimos, que el 90% de las fotos que suben son para intentar venderte algo. Lo entendemos si son marcas de empresas (obvio, están para eso), pero en particulares es un poco obsceno. La cantidad de cosas que te pueden llegar a vender es apabullante y no tienen un filtro muy amplio que digamos.

En los últimos meses ha habido dos empresas que han apostado fuerte por las influencers en Instagram para promocionar su marca o sus productos. Son dos empresas que lo último que se nos ocurriría pensar es que son el público objetivo de esas empresas (o sí, bien mirado). Son Subway (la cadena de sandwicherías americana) y Wetaca (la empresa de comida precocinada a domicilio). ¿Quién no ha visto a una atractiva muchacha anunciando alguna de estas dos empresas? Sea comiendo un bocata (uno, que hay que mantener la línea) o un plato preparado. Porque nosotros bastantes. Ni uno, ni dos, ni tres. Tenemos que reconocer que nos fascinan estas cuentas y todo lo que intentan vendernos.

De un tiempo a esta parte decidimos no dar me gusta a publicaciones publicitarias. Las que hace la propia Instagram (Facebook) patrocinadas son fáciles de evitar, pone Publicidad bien grande. Las complicadas son las encubiertas, que si bien son bastante explícitas, suelen meter el texto de la publicidad un poco escondido, así que de primeras no lo ves. Hay cuentas a las que hemos dejado de dar a Me Gusta en un 90% de sus publicaciones. ¡Acojonante!

¿Funcionará el chiringuito? Parece ser que sí, aunque nosotros tenemos una porra para ver cuándo se pincha la burbuja de los influencers y se cae el castillo por su propio peso. Seguramente no tardaremos en verlo, pero de mientras, seguiremos disfrutando de nuestra vertiente más cotilla en Instagram.

P.D: Seguidnos en @poligonodelmarketing.

Deja un comentario