SEO

PoliSEO para poliprincipiantes Vol.II

Ahora que ya sabemos un poco de qué va esta vaina del SEO, llega el momento de ir un poquito más allá. En el capítulo de hoy veremos qué es eso de HTML, cuáles son las principales etiquetas que (quieras o no) deberás utilizar y alguna que otra mandanguita.

Pero poco a poco.

HTMLízate

HTML es un lenguaje de marcado de datos que, aunque al principio pueda parecerte de hackers, deberás entender para ser capaz de lidiar con Google. Si quieres entenderte con él de tú a tú es necesario hablarle en su propio idioma. Y es ahí donde entran en juego las etiquetas HTML.

Existen unas cuantas y, cuantas más uses (y mejor usadas), más fácil será que Google entienda aquello que cuentas. Piensa que de nada va a servir redactar los mejores textos del mundo si no le indicas qué es cada cosa. Diremos que para Google el HTML es algo así como sentarte a ver ‘Dark’ con el árbol genealógico de todo Winden delante. No basta con darle la información sino que debes hacer que la entienda porque, si no la entiende, sencillamente no la mostrará. Y entonces tus palabras se perderán como lágrimas en la lluvia de internet, o algo así.

¿Y qué etiquetas HTML son esas?

Empecemos por las etiquetas básicas y que deberás utilizar en cualquier página web que se precie.

<title>.Es la etiqueta más importante. Bueno, una de las tres más importantes. Algo así como el título de tu página. Para que me entiendas, el título que aparece en azul en los resultados de búsqueda. Si estás pensando en un artículo o noticia, no, no es título del artículo. O al menos no debiera, porque si lo es que hay algo un poco regu en tu SEO.

<description>. Es la segunda etiqueta más importante. Un par de líneas que, desde la búsqueda de Google, tienen que dejar claro al usuario que es tu web en la que tienen que hacer click.

<keywords>. O aquellas palabras clave por las que quieres pelear, es decir, las palabras o frases por las que quieres que tus usuarios te encuentren. Aquí puedes jugar con sinónimos o variar el número. También puedes probar con palabras más específicas u optar por las generales. Si eliges las generales será más difícil posicionar, pero si lo consigues recibirás muchas visitas (y puede que también conversiones). En cambio, si te decantas por keywords especificas será mucho más fácil posicionar, pero quien llegue a tu página es porque es justo lo que estaba buscando, algo que te ayudará a tener un menor porcentaje de rebote. Antes de escoger tus palabras clave estaría bien pensar qué estrategia vas a seguir en cuanto a ellas.

<hx>. Son las etiquetas que te ayudarán a jerarquizar el contenido. El H1 será el título de tu post o artículo (y no el title de la página), los H2 serán los subtítulos y así sucesivamente. A medida que sea menos importante, mayor será el número del Hx. Sí, aquello de ser inversamente proporcional. Es una buena forma de organizar el contenido y, con suerte, de que Google utilice esta etiquetas en los snippets.

Otras etiquetas que igual no sabías que existían

<alt>. Es una de las grandes olvidadas del mundo SEO, aunque cada vez menos. Se trata de una etiqueta que ayuda posicionar imágenes a la vez que ayudas a hacer la web más accesible . Es muy importante que tus imágenes lleven ALT, no solo para hacerte con un hueco en la búsqueda de Google, sino también para que las personas con problemas visuales puedan entender tu imagen incluso si no pueden verla.

<a href=””>. Es la forma HTML de llamar a los enlaces. Ten en cuenta que, aunque los editores lo pinten de azul y lo subrayen, en realidad los enlaces no son más que un fragmento de texto plano que indica el camino para llegar a otra página. Ah, desde hace algunas actualizaciones del algoritmo, a Google le gusta que los enlaces también lleven title. Con los titles de los enlaces conseguirás eso de poner el curso sobre un enlace y que te describa de qué va la página a la que estás a punto de pulsar.

Bonus track. Si te toca picar código, es decir no utilizas un CMS como WordPress, recuerda cerrar bien cada una de las etiquetas. De lo contrario puedes romper la web. Recuerda: <etiqueta> contenido </etiqueta>.

Por suerte lo más probable es que utilices un CMS como gestor así que lo de cerrar etiquetas no será algo que te quite el sueño, pero nunca está de más tenerlas controladas por si te toca ajustar algo en el código como si fueras un hacker, sin ser nada de eso tú.

Deja un comentario