SEO

Too fast, two points (from Google)

Google lo ha vuelto a hacer. Google vuelve a darnos un motivo más para hacer el volumen II de cosas que la mercadología nos hace odiar. Y es que nuestro amigo GiganGoogle ha vuelto a cambiar su famoso y nunca del todo conocido algoritmo. La nueva actualización ha sido bautizada como Speed Update, el naming está mazo currado, sí.No es ninguna novedad que a Google le gusta gustar. Y en ese sentido es algo de admirar. No desde el punto de vista egocéntrico de creerse el centro del universo. Aunque en parte lo es, al menos del universo digital. Si no que hace que por obligación tengamos que adaptar nuestras web y la forma en que llevamos a caso nuestra labor marketera a las nuevas formas. De consumo, de comunicación y de todo.

Primero, la seguridad

El año pasado nos dieron la turra con los HTTPS, aka conexiones cifradas. Goole ya nos advirtió que, si no instalábamos un SSL en nuestras webs nuestro SEO se vería perjudicado en su SERP. Es decir, teníamos que hacer nuestras webs más seguras con HTTPS para aparecer más alto en sus resultados de búsqueda.

Está claro que con las movidas que hubo en 2017 lo de la seguridad en internet es algo muy importante. Y en los pocos días que llevamos de 2018, la cosa sigue parecida. Una asignatura pendiente. Igual debemos ser un pelín más conscientes de lo caro que acaba saliendo lo gratis y empezar a pagar por según qué cosas. Bueno, y cuidar un poquito más dónde le damos al click.

Después, la velocidad

Ahora nuestro amigo Google quiere que, además de seguros, seamos rápidos. El factor speed ya era determinante en la posición de las webs desde hace unas cuantas actualizaciones del maldito algoritmo. Algo que sólo era relevante para las versiones de escritorio, hasta ahora. Bueno, hasta que en julio el algoritmo empiece a penalizar, o eso es lo que nos dice nuestro amigo GiganGoogle.

Se supone que con su Speed Update Google solo busca penalizar a aquellas webs que resulten muy lentas desde un dispositivo móvil. Y como todo lo de su algoritmo es relativo. Es decir, que si tu web es más lenta que un sapoconcho (gracias Roi por el palabro galaico), pero a GiganGoogle le parece que el contenido de tu web es útil y relevante para tus usuarios, no pasará nada.

En cambio, si haces todo lo posible por optimizar al máximo la velocidad de carga de tu sitio web, ni Google, ni su esbirro Speed Update, te recompensarán de forma alguna.

Parece que el objetivo es no hacer esperar al usuario para acceder a nuestra web. Para que no acabe yéndose como vino y el siga siendo el mejor buscador de todos los tiempos. Hasta aquí todo correcto y, más o menos, cuenta con nuestro beneplácito. Pero es todo tan poco agradecido de primeras… Seguramente luego cuando veamos más visitas más tiempo dentro de nuestra web. O cuando se reduzca la tasa de rebote se nos pasará todo, pero al principio solo parece (buen) trabajo para (aparentemente) nada.

Seguiremos informando de nuestro amigo Google. Le seguiremos muy de cerca para ver si tanta cosa acaba dándonos para otro polipost.

Deja un comentario