Lo viral de lo absurdo

Nos debemos a la actualidad, polipeña. Por eso no podemos no comentar lo que parece se convertirá en una de las canciones del verano. Sí, hablamos de Cómeme el donut. El exitazo ese con el que nos topábamos cuando quisimos reconciliarnos con Factor X y la telebasura que tanto estamos abandonando últimamente.

Parece ser que Telecinco ha tenido envidia de Operación Triunfo. También puede ser que se haya animado a probar eso de la nostalgia porque sus realities no levantan cabeza ni para atrás. Aprovechamos desde aquí para volver a pedir el rescate de Hotel Glam, que desde nuestras mentes mercadológicas le vemos teniendo bastante audiencia. Al menos más que los últimos Grandes Hermanos, Supervivientes, Las Voces y etc.

Pues eso, que estábamos nosotros sentados frente al televisor con el móvil en la mano. Porque no sabemos el resto, pero a nosotros eso de ver cosas porque sí y no poder comentarlas ya no nos gusta. Malditas y sexys redes sociales, nos tenéis atrapadísimos en vuestras redes. Valga la redundancia.

Te hago un 2×1

Cómeme el donut es la versión 2.0 del Ponte el cinturón. Cambiando el mensaje, eso sí. Ahora no pretenden concienciarnos sobre la seguridad al volante, sino hacer un alegato a todo eso que me importa un pimiento. Y como me importa tan poco, pues cómeme un poco el donut, chato. Chata. Chate. O lo que sea.

Ahora diréis que han salido por ser frikis, o por hacerlo. Por la audiencia. Porque Silvia Padilla necesitaba un relevo. Porque en Telecinco, aunque lo puedan parecer, no son tontos. O por lo que sea. Lo cierto es que por el momento han pasado la primera audición y durante un par de días fueron trending topic tolrrato. Porque aquello fue chocante, sí, pero también molón. Mucho.

Habrá que esperar a las galas en directo para ver con qué nos sorprenden. Igual lo del donut también es una trilogía, o algo, quién sabe.

Deja un comentario