¡Qué alguien nos salve la navidad!

Por aquello del Christmas Creep hemos ido posponiendo el polipost más navideño. Si el año pasado hicimos un repaso general por los productos más navideños, bueno por sus anuncios, esta vez nos vamos a centrar en la Lotería de Navidad. Porque nosotros también somos muy del calvo y no asumimos que, un año más, no sale por nuestra tele.

Clive Arrindell salía por nuestras televisiones un mes y pico al año entre 1998 y 2006. Durante esos años, el calvo más famoso del panorama audiovisual no podía aparecer en otro tipo de producción que no fuese el famoso anuncio de La Lotería de Navidad. El éxito que le hizo meterse en nuestros corazones, cerraba las puertas laborales. Por mucho que la cantidad de dinero que pudiera cobrar por volver el navidad le compensara el año, económicamente hablando.
 
Cuando en la Navidad de 2006 Clive no apareció en nuestras teles, nadie entendió nada. Llevábamos tanto tiempo montando el árbol juntos, comprando regalos cruzando los dedos para el sorteo que su desaparición de nos hizo muy rara. Se ve que desde Loterías y Apuestas del Estado decidieron que para la Navidad de 2006 lo que tocaba era algo que no fuese el calvo. Ese mismo año se abandonó también el que tus sueños jugasen a la Lotería y que la suerte nos acompañara. Todo súper radical, vaya.
Después de Clive siguieron diferentes spots con los que se supone deberíamos identificarnos. Y posiblemente así fuera, pero el calvo siempre fue el calvo. Y siempre lo será. Al final, aparecer durante casi una década por Navidad, lo convirtió en algo tan simbólico como Papa Noel, Olentzero, los Reyes Magos o el mismísimo árbol.

Los otros protagonistas 

El año pasado conocimos a Carmina. El anterior a Justino, en 2014 a Manuel y sus compis de bar. Y un año antes algunas de las voces más reconocibles del país hicieron algo que dio para muchos memes. De hecho, ¿quién no canta a veces el aquí está la Navidad, pon tus sueños a jugar? ¿Y el nananana na na na? Ay, Raphael, cuántas grandes noches nos ha dado. Y las que nos dará. Sin menospreciar a Bustamante, el que (no) es nuestro Superman patrio.
Para este 2017, Alejandro Amenábar nos ha traído casi un largometraje, al menos demasiado largo como para ser un spot televisivo. Ni siquiera la versión extendida del anuncio que pueda verse en YouTube. De hecho, no podemos entrar en valoraciones porque no hemos sido capaces de verlo. Sabemos lo justo; que si un amor marciano, que si memes por aquí, que si mi novia es una extraterreste, que si tal y que si cual. Poco más.
 
No sabemos si el mayor premio de La Lotería sea compartirlo, pero lo que sí sería todo un regalazo para todos sería volver a ver a Clive soplándonos la suerte. Aunque sólo fuese por un año más.

Deja un comentario