Yo, más yo que nunca

Si el finde pasado viste los Goya y no conocías a Amaia, cosa muy poco probable, puede que lo fliparas un poco. Una niña hiperdulce que canta como los ángeles y sin pelos en la lengua; pero sí en otras partes y haciendo siempre lo que le sale del papo. Así es Amaia Romero y así la queremos. Ella, Reina máxima de España y de cualquier sarao al que acude, no podía no ser ella misma en la Gala número 33 de los premios cabezones del cine español.