Casimeritos ¿o fetos de otra galaxia?

Si tienes hijos, sobrinos o simplemente te has quedado loquer viéndolos en la tele, venimos a resolver todas tus dudas. Sí, las de los Casimeritos, Ksi-méritos o como queráis llamar a ese juguete estrella de estas navidades; juguete estrella por no llamar artículo perturbador destinado a niños.

¿Qué son los Casimeritos?

Unos muñecos, por llamarlos de alguna manera, que aliens parecen, pero no lo son. Y es que los Casimeritos son nada más y nada menos que bebés recién nacidos, con su incubadora y todo. Bueno, y su cordón umbilical, porque a estos bebés hay que monitorearlos y atenderlos con instrumentos médicos como a un recién nacido de verdad. Muy creepy todo, sí.

Supuestamente, los Casimeritos vienen de Neonatitlán, un planeta imaginario y llegan a para ser adoptados por los niños terrestres. Como si esto fuera Los 100. O algo.

¿De dónde sale este invento?

Estas aberraciones, perdón, creaciones son obra de la empresa Distroller; responsable además de la Virgenciata Plis, una muñeca dedicada a la Virgen de Guadalupe. Porque, claro, todos estas maravillosidades provienen de México.

Los Ksi-meritos son una idea(za) nacida de la mente de Amparo Serrano al darse cuenta de que sus hijas apenas tenían conciencia al tratar a sus mascotas. De ahí que estos muñecos busquen fomentar el cuidado de un ser vivo. Aunque nosotros más bien lo llamaríamos continuar los roles de género. Como todas las Navidades no, un poquito más bestia.

Juguetes con ideología

Resulta (muy) curioso que este juguete se convierta en una estrella precisamente este año, cuando el producto nació en 2012. Y es que si por algo se ha caracterizado 2018 ha sido por el feminismo y la gestación subrogada, entre otras cosas. Dos movimientos que pueden relacionarse perfectamente con lo que se trata de transmitir con los Casimeritos. Y para muestra sus vídeos en YouTube, si eso no es sexismo y promoción de estereotipos de género, que venga la Virgensita de Guadalupe y lo vea.

Aunque su creadora niega totalmente que los productos tengan nada que ver con lo pro-vida o anti-aborto, la verdad es que parece todo lo contrario. Que el nombre de ‘neonatos’ viene únicamente dado por el hecho de que acaban de nacer. Pero nosotros nos ponemos del lado de los haters porque este juguete huele a chamusquina. De hecho, ella misma reconoce que los Kasi-meritos ‘aunque los niños muestren interés por ellos, fueron pensados para niñas’.

Hazte así, Amparo, que parece todo muy de otro siglo.

Deja un comentario