El viernes más negro (y consumista)

Seguro que si hace unos años te preguntan por el black friday ni sabías lo que era. Y no nos extraña. Igual que te sonaba a chino lo de Halloween o cualquier otra festividad de las que hemos importado. Festividad estrechamente relacionada con los dineros, que si no hay money de por medio ni nos molestamos en traérnosla. Pa qué.

El día negro

El black friday marca el pistoletazo de salida de la campaña de navidad, aunque con eso del Christmas Creep cada vez llega antes. Después del viernes más oscuro llegaría el cybermonday; por si los descuentos del primero no te sirvieron para dejarte todos los ahorros. O, visto de otra forma, para acabar con tus compras navideñas. Vamos, más dinero.

Se dice, se comenta que el término nació en 1961 en Filadelfia, donde los policías lo utilizaban para referirse al tráfico que abarrotaba las calles el día después de Acción de Gracias. El palabro lo petó tanto que para 1975 casi todo el mundo, al menos el de USA, utilizaba el término black friday para hablar de ese viernes.

Con el tiempo la etimología del término se volvió, como muchas otras cosas, al consumismo. Aquel viernes negro original dejó de referirse a la gente para hacerlo a las compras. Y es que el último viernes de noviembre permitía a muchos comercios pasar de los números rojos a los negros. Es decir de las pérdidas a las ganancias.

Aunque el black friday no es festivo ni siquiera en Estados Unidos, cada vez son más quienes se pillan el día libre. En USA porque los empresarios consideran que el viernes más negro debería no ser laborable; y en España porque todos queremos comprar mucho y preferimos dejar un día de nuestras vacaciones para gastarlo haciendo cola y quemando tarjeta. Qué le vamos a hacer, así somos.

La semana black friday

Aunque la tradición dice que tiene lugar el último viernes de noviembre, desde hace un par de años parece haberse dilatado en el tiempo. Al menos en España, que los estadounidenses seguro que siguen limitándose al ‘ día negro’. Entre otras cosas porque sus descuentos son mucho más suculentos que los nuestros, no nos vamos a engañar.

De hecho, en los últimos años, más o menos cuando parece que descubrimos el black friday, las búsquedas relacionadas con el término han aumentado casi un 80%. Cada vez más tiendas se unen a ofrecer descuentos que incentiven a comprar, especialmente durante los años de la crisis.

No seas tonto

Aunque siempre está bien ahorrarse un dinerillo, ten en cuenta que muchos establecimientos utilizan el black friday para inflar sus precios. Y si no, acuérdate de esas veces en las que pillaron a Media Markt poniendo precios más altos con motivo del black friday para que, al aplicar el descuento, resultara una cantidad similar al precio inicial.

Hecha la ley, hecha la trampa queridos.

Deja un comentario