Yo, más yo que nunca

Si el finde pasado viste los Goya y no conocías a Amaia, cosa muy poco probable, puede que lo fliparas un poco. Una niña hiperdulce que canta como los ángeles y sin pelos en la lengua; pero sí en otras partes y haciendo siempre lo que le sale del papo. Así es Amaia Romero y así la queremos. Ella, Reina máxima de España y de cualquier sarao al que acude, no podía no ser ella misma en la Gala número 33 de los premios cabezones del cine español.

Amaia Romero, Goya de honor

El pasado sábado Amaia, junto a Judith Neddermann, Rozalén y con Manu Guix al piano, se disponía a actuar en la ceremonia de los Oscars patrios. El mundo millenial esperaba por ella; bueno, y por Rosalía (a quien sacaron demasiado pronto, para nuestro gusto) y así lo hacía saber en las redes sociales. Y es que cuando tienes 15 años y te animas a ver los Goya solo por Amaia, no sabes a lo que vas. En cambio, cuando eres una señora de nuestra edad ya sabes que esa gala NUNCA es la fiesta padre. Nunca, jamás. Los presente quien los presente. Pueden ser más o menos amenos, pero siempre son lentos. Sorry (not sorry).

Bueno, la cosa es que se abre el telón, empieza Manu Guix a tocar y… Amaia no canta, habla. En concreto sale a dar la cara por un fallo de sonido. Un error de sincronización que, de no haberse solucionado antes de empezar, hubiera arruinado toda la actuación y ante el que solo (quizá por ser la primera en cantar) dió la cara Amaia Romero. Ante esta situación algunos no tardaron en sacar a relucir el clickbait y la mala baba. Que si un despiste, que si dar la nota… hasta el punto de que Universal se vió obligada a emitir un comunicado diciendo que Amaia no se salió del tiesto, Amaia Romero fue una profesional.

Amaiazos

Para los fanses de OT 2017 un Amaiazo es cualquier actuación de Amaia Romero; especialmente desde el ‘Shake it out’. Luego llegaron miedoo y cualquier cosa que Amaia toque. Incluido su ‘Un nuevo lugar’ que, personalmente, nos parece un jodido temazo con su corta duración y sus cosas. Y es que lo que toca Amaia Romero se convierte en oro, prueba de ello es ‘Perdona, ahora sí que sí’ de Carolina Durante; sin desmereces a estos últimos.

Pero si hay algo que es un Amaiazo con todas las letras son sus respuestas naturales. Desde que la posición de Eurovisión era una mierda (cosa totalmente cierta), a cuando se le cae un micrófono o cualquier otra cosa del día a día. Cierto es que la intención de cualquiera sería taparlo, pero es que Amaia no es una más. Amaia es Amaia y por eso hace cosas que nadie más podría hacer. Po eso Amaia siempre es Amaia y ojalá que no cambie jamás.

P.D. Lo de llevar su ‘lo que me sale del pepe’ al máximo exponente es lo más. Gracias Amaia por ser como eres, con o sin pelo en las piernas o axilas. Las mujeres tenemos pelo, aunque nos quieran avergonzar por ello.

Amaia Romero, válida y artista.

Deja un comentario