Goodbye, querido 2018

Sí, que a 2018 aún le quedan unos días de vida, sí. Y no, no queremos matarlo antes de tiempo, pero es que… ¡es nuestro último post del año! El próximo miércoles ya será el mes que viene, así que como decía Mecano hacemos el balance de lo bueno y malo, muchos minutos antes de la cuenta atrás.

¿Qué nos has dado, 2018?

Cerramos 2017 con (casi) un premio, pero la verdad es que este 2018 nos ha dado también bastantes alegrías. ¿Qué podía haber estado mejor? Pues sí, pero tampoco podemos quejarnos del poli2018. Cierto es que hemos dejado bastante abandonado esto, perdón. El poliblog es algo que hacemos con todo el amor del mundo, pero que no nos reporta beneficio económico alguno. Esto hace que primero vaya el trabajo y en los ratos libres sacar ideas y analizar cualquier mandanga a la que podamos extraerle algo de marketing. Formas de ver algunos ‘fenómenos’ que ni siquiera parecía que tuvieran base mercadológica, pero sí.

El poco tiempo que hemos sacado para este nuestro querido poliblog, hemos tratado de enfocarlo a temas interesantes y actuales. ¿Cuáles?

Polirecopilación

Empezamos el año comentando el fenomenOT, dando las (que consideramos) claves del éxito del resurgir del talent más musical de nuestro país. Un tema que se convirtió en recurrente en varios de nuestros posts a lo largo de 2018. OT 2017 fue más que una nueva edición de Operación Triunfo, fue un casi OT1. Quizá por eso, y por unos días, Alfred y Amaia nos hicieron creer en Eurovision. No creer como tal, si no pensar en que España tenía una mínima oportunidad de quedar decentemente en el festival; pero tampoco. Y, como suele pasar, la polémica intentaba eclipsar el eurodrama. Y hablamo de Pitita, que también tiene mucho que ver con OT.

Pero en el Polígono del Marketing, también se ha hablado del marketing. Hemos contado qué tiene Risto Mejide de mercadología, qué era eso de webroomingy showrooming, beneficios del email marketing y porqué deberías utilizarlo; y lo mismo con los podcast. También utilizamos algunas dudas de la calle para hacer saber que el SEO es una necesidad. El marketing de movimientos, el contenido multimedia, la minería de bitcoins, la RGPD

Sin olvidarnos, por supuesto, de las cositas de Google. Especialmente para que no perdamos de vista lo importante; que antes de hacer cosas para Google tienes que hacerlas para tu audiencia. Porque si Google te trae las visitas, será tu contenido quien las fidelice, y eso no es moco de pavo. Y, para evitar que nos encuentren, el Voldemorting.

Poliactualidad

Esto nos ha sido un poco más dificil, pero lo hemos intentado con todas nuestras fuerzas. Lo intentamos con el cómeme el donut; y desde entonces nos hemos hecho fan de LaPili. Nos quedamos fascinados con lo de Thalía, la buena no la de OT, y le dedicamos un polipost. Dimos unas pinceladas al fenómeno Rosalía, y también al de su ex: C. Tangana.

Y, como todo en esta vida no puede ser bonito, también nos horrorizamos unas cuantas veces. De la no-ecología de Lush y de la necesidad de lo que hemos llamado markecología. Y de la gente que se lucra a base del trabajo ajeno, como Cabronazi o la Vecina Rubia.

Pero, sobre todo, nos da miedito el marketing de compra-venta de niños que algunos piensan en legalizar; algo que de altruista no tiene nada y que atenta contra la mujer, pretende decidir sobre nuestros cuerpos y la infancia de los niños al relegarlo todo a meros productos. Porque no nos engañemos, la gestación subrogada es un negocio; uno muy sucio, además. Igualmente nos horroriza lo de los Casimeritos y todo lo que representan.

P.D. ¿Recordáis el auge y muerte de Vero en menos de una semana? Normal, nosotros casi que tampoco.

Deja un comentario