Polígono del marketing

Nostalgia ochentera

Nuestra primera incursión en el mundo nostálgico vino de la mano de OT. Somos de los 90, no de los 80, pero es evidente que en los últimos años el rollo ochentero está de moda. Porque nos pone tontos, básicamente. Y eso, las marcas lo saben. Prueba de ello son las diferentes consolas que están saliendo en los últimos meses y que nos hacen perder la cabeza mientras nuestra cuenta corriente se tambalea. La mayoría de ellas vienen firmadas por Nintendo, pero también se aprovechan de ellos los videojuegos más clásicos, volviendo algunos de ellos a la plataforma Steam.

Todos se unen a los 80. Remakes, peliculas remasterizadas, incluso cosas nuevas insipiradas en la década del cardado y los estampados imposibles. Regreso al futuro está de moda (aunque en realidad no creemos que haya dejado de estarlo nunca), Star Wars sigue a la orden del día, ha vuelto It y Netflix ha creado Stranger Things.

Pero, si hemos nacido después de la era de la laca, ¿cómo es posible que no podamos resistirnos a todo lo que huela a ochenta's? Siempre nos han dicho que La Movida molaba mil, que la Bola de Cristal era lo más, que reirte de La Bruja Avería te dejaba sin lavadora, que ya no se hacen pelis como las de antes, que los dibujos infantiles estimulaban el pensamiento crítico (no como Peppa Pig o Dora la exploradora), y un larguísimo etcétera.

Maldita psicología del consumidor, porqué los mercadólogos tirarán de nostalgia para hacerse un hueco en nuestros corazones y manejar nuestros bolsillos a su antojo, porqué seremos tan flojos los humanos, con lo fácil que sería decir que no...

La teoría es innegable, la práctica tambien, la cosa es ¿por qué somos capaces de ignorar otras décadas y amar muy fuerte a los 80s? ¿Será todo una moda o nos habremos perdido algo realmente bueno? SI hubiéramos nacido unos años antes hubiesemos vivido la Ruta del Bacalao en todo su esplendor y acudido a conciertos de Mecano, Nacha Pop o Radio Futura. Quizá ahora tuviésemos ciertas dificultades con la ifnormática, pero ¿merecería la pena?
 

love 80s logo

No hay comentarios:

Publicar un comentario