Polígono del marketing

Hay un Pesmes para ti

Este viernes, 24 de noviembre, se celebrará una nueva edición de los Premios Máster Marketing, aka PesMes. Aunque el igual el nombre aún no te suena, y decimos aún, estamos muy seguros de que con el paso de los años los PesMes serán tan conocidos como cualquier otro premio marquetero-comunicador.

Los premios, están organizados por la Asociación de Graduados del Máster en Marketing y Dirección Comercial de la UPV/EHU. Y, a diferencia de algunas otras iniciativas de este tipo, los PesMes nacieron en 2014 sin ánimo de lucro. Y por el momento, no les ha ido nada mal. Además, parecen ser una especie de amuleto. Si consultas el palmarés de los premiados, después de recibir su PesMes, las empresas han crecido como la espuma. ¿Casualidad? No creemos. Seguramente sea trabajo, pero este dato no deja de ser curioso.

Aunque parece que el camino de los premiados está plagado de rosas, no tanto el de la propia asociación. Ya que, en su caso, a la tercera fue la vencida. A los dos fracasados intentos por crear un lugar de encuentro y networking de los profesionales del marketing en 1996 y 2004, les siguió en 2009 la alineación de astros mercadológicos. Desde ese momento, el número de asociados sigue en aumento, al igual que las actividades y eventos organizados por la asociación.

Para poder pertenecer a la Asociación, sólo hay que cumplir un requisito: haber cursado el Máster en Marketing y Dirección Comercial, como en el nombre de la propia entidad se indica. Si eres uno de los afortunados que tiene medio pie dentro, te animamos a asociarte. Además de contar con una nueva forma de contactar con gente del sector, podrás beneficiarte de precios especiales en las acitividades que se organicen, entre otras muchas cosas.

En sus dos ediciones importantes empresas vascas como La Salve, Alzola Basque Water o Euskaltel, ya han conseguido hacerse con un PesMes que reconoce un gran trabajo. Si vosotros también quieréis uno, estad atentos a la próxima edición. Para que vayáis pensando qué presentar, os dejamos las bases de los PesMes. También su Facebook y Twitter para que no os pierdas nada relacionado con la asociación. Y su canal de YouTube por si os apetece cotillear piezas ganadoras.

Ya sabes, ve buscando hueco en tu agenda y reserva los viernes de finales de noviembre para no perderte la gala de entrega de los PesMes. Mientras tanto, el Salón de Grados de la Facultad de Economía y Empresa de Sarriko será el viernes 24 desde las 18.00, territorio PesMes un año más.

2 edicion premios pesmes

Ni se te caen las manos, ni nada

Hace unas semanas criticábamos el no-feminismo que nos venden desde las tiendas. Bueno, un buen marketing disfrazado de feminismo que, por eso mismo, no es un orgullo para ninguna de las dos cosas. Visibilizar sí, pero segúna qué precio pues no. Esta vez traemos algo bastante relacionado, sin ser lo mismo.

El Ayuntamiento de Elche y la Casa de la Dona han creado una nueva marca de trapos, sí esas cosas que sirven para limpiar la casa, exclusiva para hombres. Aunque sospechamos que todo esto no estará exento de polémica, no nos engañemos España es ese país de criticar sólo porque es gratis y también hay mucho cuñado suelto. Y una marca de trapos para hombres, sin ser taparrabos ni nada de eso, sacará el cuñado máximo que más de uno (y de dos, y de tres) lleva(n) dentro.

El propósito de la campaña es concienciar acerca de las desigualdades de género en cuanto al reparto de las tareas del hogar. Algo que tradicionalmente se ha asociado a las mujeres porque, claro, nosotras sólo sabemos limpiar, planchar, cocinar, cuidar y tener hijos; los hombres son los fuertes. Y mantener la casa limpia no es lo bastante macho para más de uno.

Con 'entra al trapo' se pone de manifiesto que el 70% de las tareas son realizadas por mujeres. Algo que, una vez más, nos pone en la cabeza de algunas listas europeas, de esas en las que sería mucho mejor para todos no aparecer: la de la desigualdad de género en el hogar. Un aspecto que está directamente relacionado con la desigualdad laboral. Y tiene lógica. Si tú mujer pasas el día manteniendo tu casa ordenada, evidentemente no tendrás tiempo para desarrollar tu carrera laboral. Total, aquí se estudia por titulitis, no por querer realizarse como persona desempeñando un trabajo que verdaderamente te gusta. Qué cosas tenemos las mujeres.

De ahí la importancia de entra al trapo, contar que esto aún sigue siendo un problema por mucho que en los informativos nos cuenten un par de veces al año que si los hombres colaboran en las tareas del hogar. Para el reportaje igual sí, para la vida diaria parece que no tanto, o al menos eso es lo que reflejan las estadísticas. Pero entra al trapo es más que eso, la exagerada estereotipación de sus piezas puede hacer que esta vez sea el hombre quien pueda sentirse como un objeto, en este caso uno a quien se le empieza a requerir para hacer algo tan poco glamouroso como limpiar: Otra de las cosas tradicionalmente asociadas con las féminas.

La campaña se compone de un sitio web en el que, en clave de humor, se pueden encontrar las diferentes piezas gráficas que forman parte de la acción, además de un vídeo y la posibilidad de adquirir uno de estos trapos con sólo compartir la campaña en tus redes sociales.

Si conoces a algún hombre que aún no haya entrado al trapo, no esperes más para regalarle uno. Dile que limpiar no le va a causar ningún daño. Es más, igual hasta acaba cogiéndole el gustillo a colaborar en las labores del hogar.

the cleaner elche
Limpiar no mata, queridos | elche.es

Este para ti, este para mí

Querida polipeña, lamentamos informaros que se os ha colado la realidad aumentada en casa y ni os habéis dado cuenta. Es más, se sienta con vosotros en el sofá cuando os disponéis a disfrutar del deporte patrio y vosotros cómo si nada.

Aquello de las gafas de Google parecía muy loco hace sólo unos años, pero lo cierto es que, de alguna manera, se ha hecho real. Tanto y tan bien que ni lo hemos notado. Cierto es que no se nos muestra publicidad relacionada con nuestras preferencias, no aún. Pero, ¿sabías que los anuncios a pie de campo que ves tú, no son los mismos que ven otros espectadores?

Imagínate un España - Holanda, por fardar un poco de nuestro primer y único mundial. Pues tú, polilector español verás desde tu sofá una serie de anuncios que no tienen nada que ver con los que se ven en el país de los tulipanes. Y repetimos: desde el sofá, a través de la televisión. No en el campo. Que allí ven imágenes estáticas, de esas que tantas veces has observado en San Mamés, sobre todo en el viejo.

Esta innovación máxima es una forma de rentabilizar la inversión publicitaria del anunciante de turno. Piénsalo, ¿de qué le sirve a un holandés que le anuncien, yo que sé, Cacaolat, por ejemplo? Pues, evidentemente, de nada. Lo mismo de cualquier producto que lo pete a nivel nacional allí. 

En nuestro país el bacalao de todo esto lo maneja Mediapro y, por el momento, ni piensa repartir con nadie ni dejar de mejorar el que puede ser su producto estrella. Actualmente, esta tecnología se limita a los planos generales, ya que para poder realizarse toda esta segmentación es necesario contar con una serie de mandangas que permiten que cada cual vea lo que creen que sería más rentable en su país, esperan poder aplicarla a planos más cortos.

Aunque pensándolo bien, la realidad aumentada no es ni de este siglo. Todo esto viene de 1950 cuando empezó a hablarse del cine de experiencia, aunque no se hiciera posible hasta 1961. Y, desde entonces, se ha covertido en toda una estrella del cine primero; de la publicidad, unos años más tarde.
 
¿Quién le explica a su tatarabuelo que, de aquellas vallas publicitarias de los 80 cuyo ruidito llegaba hasta su televisión, además de volverse digitales, no son iguales para todos? ¿Y que, por si fuera poco, van cambiando el anuncio a lo largo del encuentro?

pantallas estadios de futbol
¿Bye bye pantallicas? | google.com

Nostalgia ochentera

Nuestra primera incursión en el mundo nostálgico vino de la mano de OT. Somos de los 90, no de los 80, pero es evidente que en los últimos años el rollo ochentero está de moda. Porque nos pone tontos, básicamente. Y eso, las marcas lo saben. Prueba de ello son las diferentes consolas que están saliendo en los últimos meses y que nos hacen perder la cabeza mientras nuestra cuenta corriente se tambalea. La mayoría de ellas vienen firmadas por Nintendo, pero también se aprovechan de ellos los videojuegos más clásicos, volviendo algunos de ellos a la plataforma Steam.

Todos se unen a los 80. Remakes, peliculas remasterizadas, incluso cosas nuevas insipiradas en la década del cardado y los estampados imposibles. Regreso al futuro está de moda (aunque en realidad no creemos que haya dejado de estarlo nunca), Star Wars sigue a la orden del día, ha vuelto It y Netflix ha creado Stranger Things.

Pero, si hemos nacido después de la era de la laca, ¿cómo es posible que no podamos resistirnos a todo lo que huela a ochenta's? Siempre nos han dicho que La Movida molaba mil, que la Bola de Cristal era lo más, que reirte de La Bruja Avería te dejaba sin lavadora, que ya no se hacen pelis como las de antes, que los dibujos infantiles estimulaban el pensamiento crítico (no como Peppa Pig o Dora la exploradora), y un larguísimo etcétera.

Maldita psicología del consumidor, porqué los mercadólogos tirarán de nostalgia para hacerse un hueco en nuestros corazones y manejar nuestros bolsillos a su antojo, porqué seremos tan flojos los humanos, con lo fácil que sería decir que no...

La teoría es innegable, la práctica tambien, la cosa es ¿por qué somos capaces de ignorar otras décadas y amar muy fuerte a los 80s? ¿Será todo una moda o nos habremos perdido algo realmente bueno? SI hubiéramos nacido unos años antes hubiesemos vivido la Ruta del Bacalao en todo su esplendor y acudido a conciertos de Mecano, Nacha Pop o Radio Futura. Quizá ahora tuviésemos ciertas dificultades con la ifnormática, pero ¿merecería la pena?
 

love 80s logo