Polígono del marketing

¿Racismo real?

Dove, la marca de cosmética que más aboga por la belleza de real, por el cuerpo femenino y no la talla y activa colaboradora en todo tipo de campañas contra el cáncer, especialmente el de mama, ha sufrido un pequeño percance. 

La marca ha querido ser un poco Benetton y le ha salido el tiro (muy) por la culata, algo que ya le pasó hace unos meses cuando consideraron que hacer botes de formas diversas (en un intento de representar todo tipo de cuerpos) y a nadie pareció gustarle su nuevo packaging. Y acabaron retirándolo, como la campaña de la que venimos a hablar hoy.

No vamos a negar que la idea era buena, pero la forma de llevarla a cabo no tanto. Bastaban apenas 30 segundos para que aquel anuncio, que sólo se difundió a través de Facebook y Twitter, rechinase un pelín. Por si no sabéis de qué hablamos, os lo describimos brevemente: una mujer negra se quita la camiseta y se transforma en blanca al usar un producto de Dove; la mujer blanca hace lo propio y se convierte en asiática. ¿Diversidad? Sí, pero más bien parece que el producto es tan eficaz, que limpia tan bien la piel que hasta la cambia de color.  

Las reacciones no se hicieron esperar, como tampoco las acusaciones de racismo. Total, que Dove tuvo que acabar retirando la pieza horas después. Sus haters crearon el hashtag #boycottDove para hacerlo mucho más viral y que nadie en las redes sociales se quedara al margen de la inoportuna campaña que recibió más de un millón de comentarios, 3.000 reacciones y fue compartida más de 10.000 veces. Aunque hay quien se posicionó de parte de la marca  al no considerar la campaña como racista. De cualquier forma, la marca tuvo que emitir un comunicado disculpándose por el malentendido asegurando utilizar los comentarios recibidos para mejorar en sus futuras campañas.

Pero a Dove le ha salido una firme defensora: la protagonista negra del anuncio. La mujer, además de afirmar no haber visto nada racista en el spot, alaba al equipo de Dove y su buen hacer. Para ella, que la marca haya confiado en una mujer negra como protagonista ya es suficiente motivo para ver que si algo no es, es racista. Y que ilustra la necesidad de cuidar nuestra piel, sea del color que sea. 

¿Estamos ante un nuevo caso de gente que se queja porque sí, o quienes se echaron encima de Dove tienen sus motivos para ello?

logo dove campaña racista 2017
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario