Polígono del marketing

¿Exceso de influencers?

No es la primera vez, ni seguramente sea la última, que hablamos del marketing con influencers. Empezamos comentando lo de Paula Echevarría y Samsung y seguimos asociando a estas it girls con Ikea. Pero la reflexión de hoy es un poco más profunda, sin ser nosotros mucho de eso.

La cosa es que en los últimos meses estamos viendo que son muchas, muchísimas, las marcas que envían sus productos a todo tipo de influencers. Desde instagramers, a youtubers pasando por bloggeras renovadas. No podemos negar que para la marca es mucho más económico promocionar así sus productos, independientemente de que además del pago en especie haya dinero de por medio, que recurrir a los famosos de turno como se ha venido haciendo hasta el momento.

Pero, nos surge una duda: ¿puede hacer esta estrategia que algunas marcas, lejos de aumentar sus ventas, pierdan usuarios? ¿Por qué vamos a gastar dinero en un producto del que a alguien, sólo por ser conocido, le regalan una gama completa de forma totalmente gratuita cuando la marca no tiene detalle alguno con sus compradores? 

Está claro que cuando una marca utiliza esta estrategia tiene muy en cuenta a quién utiliza para la promoción de sus productos, o eso queremos pensar. Al final es una forma mucho más sencilla de llegar a más personas que, además, forman parte de tu público objetivo. Pero, ¿no están las marcas abusando de ello? Algunas mandan un mismo producto a decenas de influencers que tienen que promocionarlo en el mismo día. Sí, todas. A la vez. Y esto puede ser un gran error. Al final quien sigue a una de estas influencers casi con seguridad sigue también a las demás que ese día tienen el mismo post programado.

Pero lo más grave, a nuestro juicio, es el no gratificar a tus compradores, que para algo son quienes mantienen y mejoran los beneficios de la marca. Hay marcas de gama media-alta que no regalan muestras o merchandisings varios al realizar una compra, pero que cuando le mandan uno de esos lotes compuestos por cientos de productos a sus queridas influencers, ahí si va algún detallito más. 

Que nosotros no somos Kotler, lo sabemos, pero esto es una cagada de manual, queridas marcas. La estrategia de influencers sale muy barata, pero también puede salir cara. Y mucho. No debemos perder de vista que quienes dan vida a las marcas son los consumidores, no quienes a cambio de un beneficio se encargan de promocionarlo.

Y sí, parece que en el Polígono, muy de vez en cuando, sabemos hasta hablar en serio. 

influencer marketing
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario