Polígono del marketing

Aló, Google

A poco que te hayas pasado en el último año por algún blog relacionado con el posicionamiento SEO, te habrás dado cuenta de que casi todos, además de los típicos cambios relacionado con el algoritmo de nuestro querido GiganGoogle, hablan sobre el HTTPS. Y es posible que te hayas encontrado con el tema sin necesidad de buscarlo. Vamos, que te haya aparecido entre tu timeline tuitero porque sigues algún perfil muy mercadotécnico.

Google tiene muchas cosas, casi de todo podríamos decir. Pero su mayor importancia, aunque seguramente la más desconocida para el gran público, tenga que ver con el posicionamiento orgánico en buscadores aka SEO. Y aquí es donde entran en el juego los HTTP y los HTTPS

Desde principios de año con la llegada de la versión número 56 de Chrome, Google nos avisaba de que iba a cambiar su estrategia para mejorar la seguridad. Hasta el momento el buscador sólo avisaba de que entrabas en una página segura y, claro, como poco lógico que es aquello no causaba el efecto que ellos esperaban. El buscador quería advertirnos de que nuestros datos podrían estar en peligro, pero se equivocaron en las formas. De ahí que en enero optaran por darle la vuelta.

A partir de entonces, comenzaron a avisar acerca de aquellas webs que no eran seguras. Avisaron de que lo suyo empezaría por las webs que solicitasen claves de acceso, como contraseñas o números de tarjetas de crédito, pero que irían ampliando progresivamente los supuestos. Para librarse de esa mala imagen, el propio buscador te daba la solución: pásate a HTTPS

Es cierto que este cambio encripta la información, por lo que todos los datos de tus usuarios estarán a salvo. Pero también es cierto que esto no es algo opcional si no obligatorio. Ya que, aquellas páginas webs que no recurrieran al protocolo HTTPS serían penalizadas en los resultados de búsqueda. En cambio, aquellas que decidieran dar el paso, verían su posicionamiento SEO beneficiado.

Para el próximo 1 de octubre anuncian un cambio en los supuestos penalizables. Ahora ya no quieren que sólo sea el comercio electrónico quien recurra al HTTPS, si no la totalidad de la web, incluyendo la navegación en modo incógnito. 

Es indudable que esto busca, en una parte, la mejora de la seguridad en la red. No podemos negar el nivel de seguridad que HTTPS ofrece frente a su amigo HTTP. Pero con eso, Google también busca el tenernos a su merced. No olvidemos que Google es el buscador más utilizado y para muchos es la puerta a internet. Por lo que no nos queda otra que acatar sus órdenes o perder posicionamiento y todo lo que ello conlleva. 

Y aquí es donde nos surge la duda: ¿verdaderamente el interés de Google es mejorar la seguridad de los usuarios o es crearnos dependencia? ¿Aceptar sus órdenes es el precio a pagar por obtener un buen posicionamiento que nos lleve a más visitas y desemboque en una mejora de las ventas? ¿Entendéis ahora por qué odiamos un poquito a Google, a causa de la mercadología? 

chrome https http

No hay comentarios:

Publicar un comentario