Polígono del marketing

McRip

Dicen que nos estamos volviendo fit, tanto que estamos matando al BigMac. Y pluralizo porque dicen que todo esto es culpa de la gente (como diría Lori Meyers), es culpa de los millennials.

Hubo un tiempo en que en países como Estados Unidos el BigMac servía como referencia para medir el coste de la vida, algo que se conocía como BigMac Index. Algo que ahora parece cosa muy del pasado. Según un estudio realizado por la propia cadena de comida rápida, reveló que sólo uno de cada cinco millennials han probado un BigMac (con nosotros se rompía esa estadística, todo hay que decirlo).

Ahora dicen que la obesión de algunos millennials por comer sano (no es nuestro caso, lo podemos asegurar) y la conciencia social que tenemos (aquí ya sí nos incluimos un poco), han hecho que las tendencias de consumo de nuestra generación hayan cambiado. Preferimos comida que nos hagan disfrutar de la experiencia, sabores nuevos, empresas sostenibles y apostamos por el comercio justo. Todo lo que no es McDonalds. Y también nos flipa el postureo, que aquí ya encaja un poco más el gigante hamburguesero.

Así que, parece que McDonalds, deberá continuar con esos cambios que inició al cambiar el rojo de su logo por un verde más ecológico si quiere conquistar a toda una generación. Y seguir experimentando con sabores, con nuevas hamburguesas y dándole duro al cobranding si quiere seguir siendo lo que es.

Parece que los millennials, además de eternos becarios, skaters y gente que se queja porque sí, tenemos el poder de cambiar las tendencias. Algo que no es novedad, ya que también ocurrió lo mismo con las generaciones anteriores. Pero parece que si viene del millennialismo siempre es más diabólico. 

Aunque nosotros, como buenos millennials, somos muy defensores de la mayoría de cosas que defienden nuestros compis de generación, pensar que podemos acabar con el BigMac, nos pone un poco tristes.

big mac
Exquisito BigMac | www.mcdonalds.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario