Polígono del marketing

Packaging hecho (un) cuadro

Sabemos que hay colecciones especiales/limitadas para todos los gustos y tipos de públicos. Y en el Polígono los gustos son de lo más variopintos. A unos les gusta el comer, a otros la música, a otros la moda  y el maquillaje, ¡incluso tenemos a quien le gusta la política! Y es milenial, muy loco todo.

Hoy hemos venido a comentar la última colección de Urban Decay, una marca de maquillaje propiedad de la gigantesca L'Oréal. La edición especial en cuestión está inspirada en la obra del Jean-Michel Basquiat. Si alguien no es conocedor del trabajo del artista estadounidense, nosotros que vimos parte de sus creaciones hará un par de años (y más de una vez y no es que podamos decir que fuese por gusto) en el Guggenheim de Bilbo la catalogaríamos como rara, oscura y muy triste. Mucho blanco y negro en contraste con algún color vivo. Para que os hagáis una idea.

No sabemos hasta qué punto este homenaje por parte de Urban Decay pueda ser un gran acierto para la marca, o algo que enfade mucho a los más fans de Basquiat. Cabe destacar que el packaging es acojonante. Desde luego desapercibido no pasará para quien merodeé los stands de la marca, eso lo tenemos claro. Aunque seguramente gran porcentaje de sus compradores potenciales no sepan quién fue ese señor o cuál es su importancia en la historia del arte (independientemente de que simpatices o no con su obra).

La colección, que por ahora sólo está disponible en USA, se compone de todo tipo de productos para embellecer los rostros de quienes se dejen los euros. Desde lápices para ojos, a labiales o paletas en un envase muy pero que muy peculiar. Sobre todo si tenemos en cuenta que últimamente nos van mucho los colores pastel, y eso con Basquiat pues como que no.

Como no podía ser menos, la polémica no ha tardado en llegar. Desde que se anunciara el futuro lanzamiento de la colección no han dejado de sucederse las opiniones negativas. Empezando porque lo de Urban Decay es una humillación al legado del artista, hasta que por qué la modelo es blanca y no negra, al igual que Jean-Michel. Este último factor no sería tan importante si no fuese porque el artista reivindicaba en su obra la escasa presencia de hombres y mujeres negros en la historia y el mundo del arte.

Pero a lo que íbamos, desde el punto de vista del marketing no hay duda de que este tipo de ediciones especiales, de lo que sean, generan una necesidad en cualquiera que o bien le guste el producto o bien sean fan del artista, como en este caso. Claros ejemplos de ello son las colecciones cápsula de H&M (que dan para post) donde los clientes hacen horas y horas de cola para adquirir prendas de diseñadores reconocidos. 

En este caso, seguramente la colección de Urban Decay sirva para acercar la obra de Basquiat a un público más amplio que no sabe nada de este señor. Y puede que gran parte de esos compradores acaben haciéndose fans de todo lo que rodea a Basquiat. Pero también puede que acabe todo siendo un poco circo.

colección urban decay basquiat
Paleta de la colección de Urban Decay | urbandecay.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario