Polígono del marketing

¿Endo, qué? Endomarketing

Hacía bastante que no hablábamos de cosas serias, de términos mercadológicos, de mercadotecnia pura. Pero vamos a arreglarlo. Después de la empatía digital, el linkbaiting, las vanity metrics o el contenido evergreen, hoy hablamos de endomarketing.  

Endomarketing, ese concepto que, nada más escucharlo, te hace fruncir el ceño. Básicamente porque no sabes ni por dónde te da el maldito aire, pero para eso está el polígono. Para decirte qué es, el dichoso endomarketing, entre otras cosas. Y..., ¡allá vamos, polipeña!

Es muy normal pensar que el marketing es algo para fuera de la empresa, para satisfacer necesidades, ganar nuevos clientes, fidelizarlos... ese tipo de mandangas. Pero no. El marketing es mucho más que eso, además de cuidar a tus clientes, también es necesario cuidar todo lo que pasa de puertas para dentro. Si analizamos el palabro del día etimológicamente (que se note que estudiamos latíin y griego), endo es un prefijo griego que significa dentro; y marketing que ya sabemos todos lo que es. Y podría acabarse aquí el post de hoy, pero no. Tenemos que daros más, nuestra religión Kotleriana nos obliga.

Vale sí, el endomarketing es el marketing que se desarrolla en el interior de una compañía y ¿por qué es tan importante como el marketing que se realiza hacia el exterior? Porque, al final, lo que ocurre dentro de la empresa repercute directamente en las acciones que se realizan para los clientes, tanto lo positivo como lo negativo. Para que el marketing nos ayude a conseguir nuestros objetivos, es necesaria la coordinación, comunicación y armonía entre los diferentes departamentos de la empresa. Vamos, endomarketing.

Pero además de propiciar que las acciones salgan al exterior de la empresa, el endomarketing proporciona otros beneficios como facilitar una evaluación global de las estrategias y planes que se van a llevar a cabo, mejora la comunicación entre los diferentes departamentos, hace que cada departamento se sienta una pieza indispensable dentro del proceso y, sobre todo, minimiza considerablemente las posibilidades de fracaso de los proyectos.

Si estás pensando que tu empresa no necesita endomarketing, te equivocas. Y mucho. Para que tus clientes se enamoren de ti, primero tendrás que conquistar a tus trabajadores. Porque sólo cuando consigas que crean en tu marca, podrás ver cómo tus clientes también empiezan a hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario