Polígono del marketing

(poli) Twin (poli) Peaks

Anoche, y 25 años después, volvió Twin Peaks. Laura Palmer se lo prometió a Dale Cooper en aquel, hasta el momento, capítulo final de una de las mejores series de culto de todos los tiempos. Y la reina del baile, de esa ciudad perdida de la mano de Dios en medio de Washington, cumplió. Laura (no sé cómo, o si lo sé no haré spoiler) ha vuelto para ayudar (o lo que sea) al Agent a resolver las mandangas que quedaron pendientes hace más de un cuarto de siglo. Por eso, cuando a finales de 2014 Lynch nos dijo que Twin Peaks volvía, me llené de orgullo y satisfacción.

La serie a mí me pilló nonata, lo que no quiere decir que cuando la descubriera, así un poco con la calma, me quedara flipándolo fuerte por lo turbio que era todo en Twin Peaks. Y es que, ya desde el piloto, tú también quieres saber ¿Quién mato a Laura Palmer?. Yo lo quise saber todo hasta viendo Fire walk with me, pero aún así mis millones de dudas no encontraron respuesta, al igual que las de cualquiera que cayese en aquellas logias. Tropecé con Twin Peaks porque algunos de mis cantantes favos hablaban de ella. Iván Ferreiro (el señor que más adoro musicalmente en el mundo), tiene una canción que lleva por título Twin Peaks; La Habitación Roja, se llama así por esa sala raruna de suelo en zigzag que aparece en escena para dejarnos loquers; y alguna referencia más que ahora mismo no me viene a la mente. Y bueno, en Twin Peaks también debió de inspirarse, aunque sólo fuera en el momento del bautizo, el Hombre de Negro que solía acompañar a Pablo Motos.

Twin Peaks se asocia automáticamente con el director de cine David Lynch, aunque lo cierto es que él sólo dirigió unos cuantos capítulos (el piloto y el tercero en la primera temporada; y 1,2,7 y final de la segunda) y la peli, el resto estuvieron dirigidos por directores invitados. Aunque esta tercera temporada de Twin Peaks compuesta por 18 episodios sí está dirigida por el señor Lynch y su (poli)compi Mark Frost. En esta nueva temporada, además de los originales Agent Cooper, Laura Pamer o Audrey Horne, podremos ver qué pintan en el pueblo Naomi Watts o Amanda Seyfried, entre otros nuevos rostros. Aunque desgraciadamente nos quedaremos con las ganas de volver a ver a Bowie.

Yo, cuando llegué a aquel pueblo, no quise salir. Quise ser la Diane de Cooper y llevarle tarta de cereza, tener como amigui a Audrey, entrevistar a Lady Log a ver qué le sacaba de su leño y darle un achuchón a Pete, que se lo merecía el hombre. Pero aquí hemos venido a hablar de mercadotecnia, y a ello voy a proceder (después de toda esta chapa).

En los últimos meses, Showtime está haciendo un campañote monumental para que nadie se olvide de que Twin Peaks vuelve. En España Movistar+ también está haciendo lo propio, incluso le han dedicado un programa entero en Likes. Al igual que ocurriera hace tres años en Alaska y Coronas, aunque aquí aún no se supiera que Twin Peaks volvía. 

valla publicitaria promocion twin peaks 2017
Valla publicitaria para anunciar en (apenas) esperado regreso de Twin Peaks | marketingdirecto.com

Twin Peaks también ha caído en eso de los Funko(s) Pop, con los que parece que, como con las Pringles, ya no hay stop.

funko pop de dale cooper
Agent Cooper hecho un Funko | funko.com

Ojalá una señora comprando una de estas velas en algún mercadillo, o así, y llevándola a alguna iglesia. La cara de esa gente viendo entre tanto cirio una vela de Twin Peaks, sería como pagar por verla.

velas twin peaks
¡Menudo cirio! | buzzfeed.com
Este packaging de Happy Meal supongo que será más falso que un billete de euro, básicamente porque para niños tiene más bien poco, pero me ha flipado ¡Lo quiero!

happy meal twin peaks
Happy Twin Peaks | pinterest.com

De Twin Peaks también ha habido libros, miles de reediciones de todos los capítulos de la serie y de la película, pero esos objetos no tienen tanta gracia como estas perlas rarunas que os muestro. También Los Simpsons hicieron su habitual homenaje, pero eso también estará más visto que el tebeo.
Pero Twin Peaks es mucho más que una serie que revolucionó (un poco tarde) la forma de hacer series de televisión. Es Laura Palmer haciendo lo que buenamente le plazca (aunque luego influya, o no, en su sino), porque Twin Peaks trata, 25 años atrás, temas de actualidad. Y paro. Quién quiera saber lo que es Twin Peaks, que haga el viaje lo más virgenmente posible (aunque a estas alturas sea un poco difícil), totalmente recomendado desde el Polígono seriéfilo.

Twin Peaks, una serie considerada antitelevisiva por lo innovador en su momento, ha vuelto para (espero) petarlo muy fuerte, polipeña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario