Polígono del marketing

No, no te permito que me insistas más

Hace un tiempo os hablaba del epic fail de Clearblue y su (pesadísimo) remarketing. Y volvemos con lo mismo, aunque esta vez debo admitir que no lo he llevado tan mal (puede ser que sea por aquello de no venderme tests de embarzo, si no de algo que verdaderamente me gusta).

Pongámonos en situación. El 28 de enero tuve un drama. Y es que, entre todas las (muchísimas) cosas que me encantan muy fuerte, está Iván Ferreiro. Y no, el drama no se debió a que él sea un señor triste, es que se agotaron las entradas meses antes. Y yo aquel sábado (casi) me quedé en mi casa llorando en una esquina. 

La cosa es que debí de portarme tan bien que los dioses se apiadaron de mí lo suficiente como para volver a traérmelo. Y esta vez sí que no se me iba a escapar. Total, que me metí en Ticketea a ver un poco el percal. Como podéis imaginar, el recordatorio de que Iván venía el 27 de mayo me persiguió durante mínimo una semana. Hasta que compré. Y me siguió persiguiendo otra semana más. 

Y de verdad que no me molestaba, aunque me hacía sentir impaciente por que llegase el día y poder desgañitarme a gusto. Total, que se lo conté vía Twitter en plan jocoso. 

remarketing ticketea ivan ferreiro en bilbao
Yo siendo mazo graciosa | micuentadetwitter.com
 
Pero, para que vuestro remarketing no acabe aburriendo al personal, aquí tenéis unos sencillitos consejitos que os harán perseguidores de las adquisiciones de vuestros usuarios, pero sólo lo justo.

1. Limita el número de impresiones

Estableciendo un máximo de impactos que puede recibir un usuario de un mismo anuncio desde tu cuenta de AdWords, evitas que acabe cogiéndote tirria porque no dejas de colarte entre su navegación. Ya sabéis eso de hay un poco de resultados de búsqueda en mis anuncios.

2. No más anuncios después de la compra

Es todo un detallazo que el anuncio deje de aparecer una vez se ha convertido al usuario (vamos lo que me pasó a mí). Piensa que si tu anuncio sigue apareciendo una vez te hayan comprando, además de contribuir al pesadismo, estás perdiendo dinero. Tus impresiones subirán, pero ese usuario no volverá a adquirir el mismo producto o servicio (al menos en una situación normal) y, con ello, tu CTR empeorará considerablemente.

3. Segmenta en condiciones

Asegúrate de que la segmentación que has realizado cuando te disponías a configurar el remarketing verdaderamente se ajusta a tu público objetivo. No tiene sentido que tu anuncio le aparezca a alguien que no se identifica con lo que ofreces. Una vez más, peor CTR, muchas más impresiones (que no llevarán a ningún lado) y aumento del presupuesto destinado a la campaña.

4. Ajusta el tiempo de permanencia

En función del número de visitas y de lo grande que sea tu página web, mantener una misma lista durante los 30 días que establece AdWords como predeterminado, puede resultar excesivo. Básicamente porque serán a la mismas personas a quienes, al utilizar tus keywords en sus búsquedas, volverás a perseguir.

Y así, de una forma fácil, sencilla y para toda la familia, podrás hacer que tus carritos abandonados sean readoptados por aquellos que decidieron volver a pensárselo sin hacer que te acaben odiando. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario