Polígono del marketing

Hemos venido a hablar de... 100 comercios vascos con los que aprender

Hoy hemos venido a hablar de un libro. No del nuestro, que aún no tenemos (quizá algún día, cuando ganemos el PesMes, quizá hasta nos animemos), si no de un libro que, sin haberlo leído todavía (pero lo haremos, ¡vaya que si lo haremos!), damos fe que hay mucho trabajo detrás. Y del bueno y bien hecho.

La obra en cuestión lleva por nombre 100 comercios vascos con los que aprender y es, nada más y nada menos, que una recopilación de casos de éxito de empresas vascas (algunas de ellas se cruzaron en nuestro camino poligonero aunque, a diferencia del libro, sin éxito), escrito, entre otros, por una de las mejores profesoras de mercadología con las que nos hemos cruzado: Eva Emmanuel.

A lo largo de las 420 páginas, escritas por 13 autores diferentes, se cuenta cómo algunos negocios vascos han logrado reinventarse y que ahora sirven de ejemplo para otros comercios. Los 100 negocios que se analizan en el libro se sitúan en los tres territorios históricos y pertenecen a sectores totalmente diferentes, añadiendo más valor al libro puesto que cualquier comerciante o emprendedor puede sentir que su negocio se identifica con alguno de los que se exponen. 

Si algo hemos aprendido, e interiorizado, de la mercadología es que aunque el cliente no tenga siempre la razón, su opinión negativa puede sernos mucho más útil que las de los clientes satisfechos. Y este es el eje del libro, cómo ese centenar de negocios vascos han conseguido el éxito al hacer que el cliente sea lo más importante. Hasta el punto de que un comercio pequeño consigue hacerle frente a las grandes franquicias que parece que lo invaden todo.

Eso, y ser capaz de adaptarse a los cambios que, entre otras cosas, la tecnología va imponiendo. La compra online ha modificado las formas de compra de los usuarios, ¿quién iba a imaginar hace no tanto años que compraríamos sin movernos del sillón, desde el trabajo o a horas totalmente intempestivas? Nadie. Y esto que a nuestros mayores aún les parece muy arriesgado, no es que sea nuestro futuro, es que es nuestro presente.

Y también es aquí donde aparece el gran falso mito del marketing. Y es este mismo lugar dónde se desmitifica. El marketing no busca vender, busca satisfacer las necesidades de los usuarios. Por eso, para que la mercadología pueda satisfacer las necesidades, el comercio deberá adaptar sus estrategias a estos cambios. Evidentemente, la satisfacción de las necesidades supondrá un beneficio económico para el negocio (aka el marketing vendiendo cosas), pero digamos que eso es solo la consecuencia del trabajo bien hecho. Es el resultado del objetivo cumplido y no el objetivo en sí mismo.

Si queréis saber más sobre cómo han logrado escalar hasta lo más alto un centenar de empresas vascas, os animamos a haceros con un libro que, a buen seguro servirá como inspiración para otros muchos negocios.

portada del libro 100 comercios vascos con los que aprender
Portada del libro | Editorial Sargantana

No hay comentarios:

Publicar un comentario