Polígono del marketing

Bueno de cagarse

La escatología no es un tema excesivamente recurrente en la publicidad que podemos ver en España. Se echan de menos más juegos de palabras propios de nuestro acervo cultural y rico refranero. El "café y cigarro, muñeco de barro" y otras expresiones finas y tronchantes son descartadas por eufemismos. Aunque tal y como está el tema de las ofensas en este país, podría ser un problema un poco más gordo.

¿Os acordáis cuando Coronado anunciaba yogures con bífidus para mejorar tu flora bacteriana? ¿O el Fave de Fuca (con su pegadiza canción) con una mujer bailando para ir al baño? ¿Por qué ocultar lo que van a hacer directamente? Yogures y fibra para cagar mejor. Las necesidades humanas las compartimos todos y no hay problema en ello.

El último ejemplo de esto han sido las galletas Fibra línea de Cuétara. Un bonito anuncio ilustra las consecuencias lógicas del cuerpo humano después de haber ingerido cierta cantidad de comida. Aún así, no tiran de humor y dobles sentidos en la publicidad de la marca. Unas galletas (con mejor sabor) dirigidas al público femenino. Otro día deberíamos hablar del machismo en el marketing. "Siéntete ligera" dicen desde la empresa galletera. Desde el Polígono del Marketing lamentamos la oportunidad de haber utilizado el eslogan "unas galletas buenas de cagarse" o "Fibralínea, están que te cagas" en vez de los elegidos finalmente.

cuétara fibra línea, packaging
"¿Has probado las Fibra línea? Están que te cagas".


Suponemos que el equipo creativo de Cuétara habrá tenido en cuenta estas propuestas o similares, pero alguien de la directiva decidió que no eran lo mejor para la marca. Desgraciadamente, han perdido una bonita oportunidad de crear un producto duradero en la mente del consumidor y estar presente en muchos memes de Internet (es la nueva métrica del éxito).

En el lado contrario se encuentra la marca de confituras Potorro. Ellos han abrazado ese sentido del humor español con el nombre de su producto (humor que le faltó a Mitsubitsi para lanzar el Pajero dentro de nuestras fronteras) y hacen coñas con doble sentido todo el rato. ¿El resultado? Se han convertido en una de las marcas reinas de Internet. ¡Porque le sale el potorro! Siempre he pensado que combinaba bien con el vino italiano Follador.

Dos maneras de entender la publicidad y el humor. Nuestra recomendación poligonera es dejarse caer en el lado oscuro de los dobles sentidos y abrazar el humor con todo el plano filosófico del marketing. Solo así podremos dejar de preocuparnos por lo que piensan de nosotros y dedicarnos a ser los mejores en nuestros respectivos campos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario