Polígono del marketing

El secreto está en la masa

En el polígono somos de buen comer, por eso evitamos siempre el Telepizza. Que no, que es bromis (bueno, no tanto). Aunque no nos guste demasiado esa franquicia en especial, todo lo que hay alrededor de su departamento de Marketing y locuras nos tiene encandilados. La última, como sospechamos que ya sabréis, es la pizza de Kit-Kat para postres. Una colaboración surgida en Twitter a raíz de una conversación entre el Dr. Oetker español y Nestlé para ver quién hacía qué con alguno de sus productos. Un clásico "a que no hay huevos" seguido del tradicional "¿que no hay qué?". Pues sí, pizza de Kit-Kat.

telepizza sweet
Hola, soy tu menstrua... ¡DIABETIS!

Este no es el único ejemplo de ida de olla de los pizzeros, tiene una historia plaga de grandes ideas y elaboraciones reguleras. ¿Os acordáis de la famosa pizzalada? Una pizza que, además, era una ensalada. Si tienes al raro de la cuadrilla que quiere parece sano y meterse más calorías que tú con la pizza sintiéndose moralmente superior, este engendro es la solución.

pizzalada
Pinterest vs. Tú.

Pero no es la única. Nos retrotraemos un poco. A esa época en la que la Selección Española de fútbol era como los Tercios Viejos y repartía estopa por el continente y el globo. Con Villar como trasunto del Duque de Alba, que todavía puebla el imaginario colectivo de pesadillas entre los flamencos (las personas, no los pajarillos) y Vicente del Bosque como el General Spinolla. Sea como fuere, en esa época de bonanza deportiva, para celebrar la alegría y el alboroto cual estadounidense viendo la SuperBowl, se decidió crear una pizza con nachos. La antecesora directa de la de Kit-Kat, pero en salada. No ensalada como la pizza desastre de antes, salada de sal, no lleva dulce. Bueno, nos entendéis, porras.

telepizza nachos
Esto solo se podría mejorar convirtiéndolo en sombrero.
Todavía queda una pequeña locura más, pero, desgraciadamente, nunca se realizó. Se trata de una inocentada, aunque no de este año. La pizza de turrón. Aunque después de lo visto con la de Kit-kat, no hubiese estado mal que se lanzaran a por una más patria, ¿no? En el McDonald's ya lanzaron un McFlurry con El Almendro y tan panchos.

telepizza turron
Para dura, dura, mi po...rcelana.


Y que no falte una de esas ideas locas que tanto nos gustan del Telepizza en los últimos años para conseguir atraer clientes. ¿Los martes locos? No. ¿Los Family Days? Tampoco. ¿El 2x1 a recoger? ¡Qué no! ¿Regalar una pizza el día de tu cumpleaños por ser socio del Club SuperBat? ¡Qué antiguo, por Dios! No, nada de eso. Hablamos de la pizza con forma de culo de San Valentín. ¿Qué mejor que mostrar el amor de esa manera?

telepizza san valentin
"Me ha regalado una pizza en forma de corazón. Nuestro amor es para siempre".

Pero el marketing no solo vive de arruinar los sueños de los clientes a base de mandar hacer productos demenciales, también tiene otras ramas de actuación. El branding, ese palabro mercadológico que no tiene una traducción bonita al español y que se usa para hablar del nombre, la imagen y la marca en general. ¿Recordáis los logos viejos del Telepi? ¡Qué tiempos aquellos!
logotipo de telepizza evolucion



Todavía nos queda una cosa más antes de irnos a pedir unas pizzas al Domino's. ¿Recordáis a Pizzoleto? Fue la mascota de la marca en los 90. Un niño pizzero explotado y mal alimentado que tenía increíbles aventuras. En aquellos tiempos éramos fans del VHS (mundo viejuno) de magia. Sí, un tipo hacía trucos de magia en un Telepizza abarrotado de niños insoportables y el Pizzoleto se paseaba, cual dibujo animado, por ahí haciendo el monguer. ¡Era como 'Quién engañó a Roger Rabbit', pero en un Telepizza! Para terminar, os dejamos con un anuncio de aquella época con Pizzoleto, una colección de pines que sacaron con el bicho y un nuevo habitante para vuestras pesadilla. ¡P.L.G., que dice P.L.F. que P.S.J. que la quiere con piña!



pizzoleto
Qué swing tenía el condenado.
pizzolettos pines
¡Se multiplican!

pizzoletto disfraz miedo
"Hola, qué tal. Soy el chico de las pesadillas. Tu fiel admirador". (Perrea, perrea).



No hay comentarios:

Publicar un comentario