Polígono del marketing

Publicidad y propaganda

Por si hay algún habitante del territorio nacional que aún no se haya dado cuenta, sí, estamos en plena campaña política. Y es en momentos como este cuando la gente más confunde dos conceptos que nada tienen que ver: publicidad y propaganda. 

Para que esto no pase nunca más (y a nosotros deje de dolernos el corazón con semejante aberración), desde el Polígono te ayudamos a diferenciarla en sencillos pasos.

1. Ambas son formas de comunicación, cierto, pero mientras que la propaganda busca influir en las actitudes, creencias o ideologías, la publicidad busca persuadir e informar al consumidor para que compre determinados productos. 

2. Ambas recurren a los medios de comunicación para hacer llegar su mensaje. E incluso es posible que coincidan en el uso de determinadas estrategias comunicativas, pero sus enfoques nada tienen que ver.

3. La propaganda es uilizada generalmente con fines políticos o religiosos, mientras que la publicidad se limita a lo comercial. Así, una persigue fines económicos y la otra ideológicos.

4. Los efectos propagandísticos son mucho más duraderos que los publicitarios.

5. La publicidad se dirige al individuo, la propaganda se dirige a grupos sociales.

publicidad y propaganda


Y este, es todo nuestro marketing por hoy.

La primera piedra


Polígono, na
Del gr. πολύγωνος polýgōnos.

1. adj. Geom. poligonal
2. m. Geom. Porción de plano limitada por líneas rectas.
3. m. Geom. Unidad urbanística constituida por una superficie de terreno, delimitada para fines de valoración catastral, ordenación urbana, planificación industrial, comercial, residencial, etc.
Nosotros, todo lo contrario.
Ni planos, ni límites.